ABOUT

Si está leyendo esto, tal vez esté pensando en contratarme como operador de cámara. Lo más habitual sería que le contase dónde estudié y trabajé o a quién conocí, con un estilo muy publicitario. Ahora bien, creo que han leído esas cosas en tantos sitios que, si lo hiciera, no estarían más cerca de conocerme mejor.
Por eso he decidido contarles sólo cuatro cosas, aquellas que me definen mejor.

¿Han oído hablar de la férrea competencia entre Thomas Edison y Nikola Tesla? Ambos fueron inventores en el campo de la electricidad y cuando Tesla ganó la concesión para iluminar la Feria Mundial de Chicago, Edison se negó a venderle ni una sola de sus bombillas. Como no podían fabricarlas sin su permiso, el equipo de Tesla inventó en un tiempo récord una bombilla alternativa y consiguieron que el evento más importante de Estados Unidos no se quedara a oscuras. Lo que admiro de esta anécdota es la perseverancia, el primer rasgo que voy a destacar.Cuando se trata de sacar un proyecto adelante, me comprometo al máximo y no dejo de insistir hasta que consigo lo que buscamos.

¿Han escuchado alguna vez que la NASA se gastó millones de dólares en un bolígrafo que pudiera escribir bajo los efectos de la ingravidez mientras que los rusos dieron a sus astronautas un lápiz? Siempre me ha gustado esta historia ya que, pese a ser un mito, mi segunda cualidad es el carácter resolutivo.
En nuestra profesión no podemos dejar los problemas para mañana, a veces es necesario improvisar y por eso procuro ser proactivo y aportar soluciones que funcionen.

Las dos últimas cualidades van de la mano porque ambas describen mi actitud en el trabajo: la profesionalidad y la ilusión. Mis 10 años de experiencia me han enseñado que para obtener el mejor resultado hay que rodearse de un equipo experto pero también motivado por aquello que hace. Por esa razón intento equilibrar ambas cosas y contribuir al equipo con una actitud eficaz y ágil pero también con la misma pasión del primer día. Así es como suele rodarse un plano técnicamente perfecto e igualmente inspirado.

Y es que creo que en el mundo de hoy, la ilusión aún puede mover algunas montañas.